LABORES PROPIAS DE JUNIO EN LA HUERTA Y EL JARDÍN


Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero
para el amigo sincero 
que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo, 
cardo ni ortiga cultivo;
cultivo la rosa blanca.

           (José Martí)

Yo no cultivo rosas porque ni el clima ni el terreno son los más adecuados pero sí cultivo otras muchas cosas que aquí comparto con los suscriptores y lectores del blog, a los que agradezco su atención y compañía.

Este mes está repleto de tareas pero los días son largos y cálidos y se disfruta mucho con ellas.
Como es mi costumbre, aquí me refiero solo a las que nosotros llevamos a cabo en el huerto y el jardín que cada vez son menos, ciertamente, ya que vamos replegando velas porque la vida es así.

¿Qué hacemos a lo largo de este mes?

Con los árboles y arbustos
  • Dejamos libre de hierbas un círculo alrededor de los árboles frutales y removemos la tierra para que  se airee.
  • Eliminamos de los árboles frutales los chupones (brotes muy verticales y vigorosos) que van apareciendo en ramas podadas con anterioridad, sin esperar a que le roben demasiada energía al árbol. Haciéndolo ahora que son pequeños y tiernos no son necesarias siquiera las tijeras.
  • Así mismo, eliminamos los brotecitos nuevos que resulten excesivos o estén colocados en posición incorrecta. El momento ideal es ahora en junio, cuando alcanzan los 10 o 15cm de largo. También puede hacerse sin tijeras.
  •  Eliminamos también los renuevos o brotes que surgen en la base del tronco.
  • Recolectamos las uvaespinas y podamos después sus brotes laterales dejándolos con 5 hojas (o yemas)
  • Recolectamos las grosellas. Le practicamos a las rojas la poda de verano (ver AQUÍ). La poda de los groselleros rojos y negros es diferente: los rojos, producen el fruto sobre ramitas laterales cortas por lo que en verano hay que acortarlas. Los negros producen sus mejores frutos en las ramas del verano anterior, por lo que la poda no se realiza ahora sino en invierno.
  • Recolectamos las frambuesas y cortamos a ras de suelo, terminada la cosecha,  las cañas que han fructificado. La recolección de las frambuesas hay que hacerla a diario recogiendo las que al cogerlas entre los dedos, se sueltan prácticamente solas. Si la cosecha es muy abundante pueden prepararse paquetitos y congelarse. Bajo ningún concepto se lavan o humedecen.
  • Procuramos que los frutales no pasen sed pues están en el momento de engordar los frutos. Es mejor un riego a fondo cada cierto tiempo que riegos ligeros continuados. Con riegos ligeros, desarrollan las raíces muy superficiales y a la menor sequía, sufren o se secan. Con riegos profundos, las raíces crecen a su vez más profundas y fuertes.
  • Protegemos las frutas tempranas contra las aves y las avispas. Nos resultan muy bien las redes de plástico de color verde que venden en rollos de varios metros. Cubrimos con ellas la copa completa del árbol. Podemos hacer esto sin dificultad porque mantenemos por medio de la poda, las copas de un tamaño razonable.

En el huerto
  • Sembramos espinacas, judías, zanahorias, rábanos, perejil, lechugas, los últimos guisantes y las últimas acelgas.
  • Podemos sembrar también (nosotros este año no) maíz dulce, melones, perifollo, los últimos guisantes y las últimas acelgas.
  • Trasplantamos al huerto las berenjenas.
  • Plantamos los pimientos si no lo hemos hecho ya.
  • Plantamos la albahaca. Nada más plantarla la podamos cortando el tallo por encima de un par de hojitas para que la plantita desarrolle ramitas laterales y vaya adquiriendo forma redonda y compacta.
  • Trasplantamos los puerros del semillero al huerto o cajonera, colocándolos a una distancia de unos 15cm y dejándolos bien enterrados y regados abundantemente. Hacemos lo mismo con los apios y con los hinojos.
  • Atamos las hojas de los ajos para que se desarrollen mejor los bulbos.
  • Recolectamos los espárragos. Hay que hacerlo a diario cortándolos al ras del suelo.
  • Podamos los tomates eliminando todos los brotecitos laterales que surgen en las axilas de las hojas y atamos el tallo principal al rodrigón. También les eliminamos todas las hojas de la parte inferior que se van haciendo viejas y procuramos que les entre bien el aire y la luz.
  • Y nos daremos el gran gustazo de recolectar los calabacines. Yo recomiendo recolectarlos pequeños, jóvenes y tiernos, de no mas de 15cm, y no pelarlos para cocinarlos y consumirlos. Así o algo más pequeños están absolutamente deliciosos crudos en ensalada o ligeramente salteados.
En el jardín


  • Eliminamos hierbas de los macizos y parterres así como flores mustias.
  • Segamos semanalmente el césped, procurando hacerlo cuando anuncien lluvia para el día siguiente. Si no fuera así, le damos un riego después de la siega.
  • Podamos justo después de la floración, las deutzias, forsitias, jazmines y senecios: se eliminan por completo los tallos viejos y las ramas débiles.
  • Reproducimos mediante esqueje: espliegos, fucsias, groselleros, hibiscos, hydrangeas y loniceras.
  • Plantamos crocosmias y gladiolos si no se ha hecho todavía.
  • Trasplantamos a tierra las plantitas conseguidas de estacas puestas en otoño.
  • Sembramos los alhelíes.
A finales de mes, eliminaremos la parte aérea de las peonías y podaremos los geranios.

Ver también, labores propias de:


Comentarios

  1. Hola Lidia, como siempre impresionada con tu trabajo, preciosas fotos. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez menos trabajo Lola que los huesitos protestan. He empezado a reorganizar y dosificar. Un beso preciosa.

      Eliminar
  2. Gran trabajo Lidia y cierto que hay que tomarlo con calma , los huesitos protestan de vez en cuando como dices tú. Es un placer combinar el huerto con el jardín porque consigues tu paraíso personal.Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Candela. Tienes razón, es un gran placer pero hay que saber dosificar para que pueda durar. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un gran trabajo, que haces con gusto y con ilusión. La jardinería ya tiene bastantes labores para mí y para mis huesos como para meterme en hacer un huerto y eso que es una idea que llevo dándole vueltas hace tiempo, el tener una cosecha propia tiene que ser muy gratificante y admiro a los que lleváis las dos cosas, huerto y jardín con tanto cuidado y cariño.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, como digo, ya llevo una temporadita organizando y dosificando tareas porque si no lo hago así, tendría que abandonarlo del todo y para mi sería terrible. Estoy intentando demostrarme a mi misma que puede ser todo a la vez pero en su justa medida. Un abrazo Montse

      Eliminar

Publicar un comentario

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CÓMO PODAR LIMONEROS, NARANJOS Y MANDARINOS

FLORES SILVESTRES DE COLOR AZUL, MORADO Y LILA

HIGUERAS: CUIDADOS Y PODA